Menu

Diarios de Rol: El Anillo Único

Diarios de Rol: El Anillo Único

Esto no es D&D: Capítulo 1

Finales del invierno del año 2500 de la Tercera Edad

Los últimos 5 años alrededor de la Montaña Solitaria, El bosque Negro y alrededores han sido muy duros, mucho frío, muchas dificultades para viajar, y por ende muchas dificultades para comerciar. Es decir, sabañones y hambre durante gran parte del año, y el resto orcos.

Pero la primavera va a empezar, el tiempo ha mejorado y en la ciudad del lago hay fiesta. Un festival para celebrar el fin del invierno y el comienzo de una cálida primavera según los expertos. Así que nada, a la fiesta.

diarios de rol CiudadDelLago

La Ciudad del Lago. Imagen tomada de One Ring Roleplaying Game. Art by John Howe, Andy Hepworth, Jon Hodgson, Tomasz Jedruszek and Jan Pospisil

El joven enano Bruni Tragajarras, Hijo de Náin ‘Casca hastas’, Hijo de Dis ‘Asalta camas’ Hija de Hepti ‘Salta vallas’, llega a la ciudad acompañando a Gorn, su viejo conocido quien quiere vender su trabajo, Bruni quiere ver la ciudad y probar la cerveza. Jojojo.

diarios de rol Bruni

Bruni Tragajarras. Imagen tomada de One Ring Roleplaying Game. Art by John Howe, Andy Hepworth, Jon Hodgson, Tomasz Jedruszek and Jan Pospisil

Gorn es un hombre de unos 55 años, que se ha pasado mucho tiempo aprendiendo el noble arte de la forja y de la artesanía de los enanos de la Montaña Solitaria, en concreto, Bruni y Gorn han trabajado por temporadas con los mismos maestros. Es algo poco frecuente que los enanos acepten aprendices humanos.

Es el día previo al festival por el equinoccio, Gorn monta un puesto y no le va mal del todo. Entre otras cosas ‘gracias’ a la labor comercial que hace su amigo, el enano Bruni, que se pasa media tarde alabando las maravillas artesanales de Gorn, y claro el público se acerca a ver que eso que hace que un enano hable bien del trabajo de un humano. Otros posibles compradores huyen de un enano gritón …

Más aventureros

A lo largo del día nos encontramos con otros conocidos y conocidos de conocidos: Nerulf, un hombre de Esgaroth, de la ciudad, que es conocido de Gorn. Es alguien un poco turbio, problemas de amores. Cosa que los enanos no entendemos, los matrimonios son un tema demasiado serio para dejarlo al capricho del corazón. Alberico, un hombre de los bosques, conocido de Bruni, de algunas patrullas conjuntas por la zona norte del bosque. A ratos parece más interesado en los árboles y las plantas que en otros seres bípedos. El mejor té de Esgaroth. Buen arquero. Hartmut, otro hombre del bosque, conocido de Alberico. Parece ser que es un gran luchador, formal. Tras el cierre del mercado: ¡¡¡¡CERVEZA!!!!

diarios de rol Cerveza

Al día siguiente, tras un poco de mercado por la mañana, llega el festival y los concursos variados, canto, beber, pelea… Nos lo pasamos bien y poco más, hay algunos elfos que cantan demasiado bien. El concurso de lucha viene bien a alguno para estirar los músculos tras el frío invierno.

Al día siguiente, sin tener nada concreto que hacer, coincidimos los 5 en una de las tabernas. La gente empieza a moverse, muchas barcas y barcazas salen por el lago para comerciar. Se nos acerca un joven comerciante humano, Munan. y nos ofrece trabajo. Lleva un año en la ciudad y ha hecho unos buenos tratos. Ahora quiere volver a su tierra con las ganancias, «El viejo vado». Nos quiere contratar como guías y escolta. Me extraña que aunque dice que le ha ido bien, sus ropajes parecen sucios, pero bueno, una aventura es una aventura, y como no tengo gran cosa que hacer. Además Gorn ha aceptado.

La aventura comienza

Aceptamos y preparamos el viaje. Decidimos ir por el camino de los elfos a través del bosque Negro para acortar la distancia. Sellamos el acuerdo con un brindis.  La aventura comienza. Preparamos las cosas para el viaje. Calculamos unos 25 días hasta llegar al Anduin y luego nos gustaría bajar en bote por el Anduin para llegar más rápidos.

Diarios de rol BosqueNegro

El Bosque Negro. Imagen tomada de One Ring Roleplaying Game. Art by John Howe, Andy Hepworth, Jon Hodgson, Tomasz Jedruszek and Jan Pospisil

Bajaremos desde la Ciudad del Lago hasta el bosque negro y bajaremos por la carretera hacia el Sur hasta enganchar ella carretera que va al reino élfico del Bosque Negro. Seguiremos hacia el Oeste y dejaremos esa ruta para coger el camino élfico hasta salir del bosque. Al salir del bosque, un tranquilo paseo hasta el Anduin y luego allí usar un bote o lo que sea y bajar la corriente hasta el Vado Viejo al Sur.

El viaje realmente transcurre con tranquilidad, es decir, los elfos no nos molestan, aunque no son los elfos lo que nos más nos preocupaba realmente. Hay algo en ese bosque que se va metiendo en tu mente, en tu alma. Los árboles están corrompidos, no hay alegría en el canto de ningún pájaro.

Diarios de Rol RacionesDeViaje

Raciones de viaje

La granja

Los humanos lo pasaron mal, muy mal, tantos días de viaje en ese entorno opresivo les pasó factura. Nerulf acabó comunicándose sólo por gestos y gruñidos. Hartmut dejó de hablar con los demás, Alberico acabó muy agotado, pero al fin llegamos hasta el río, con la suerte de localizar rápidamente una granja. Han sido 25 días de viaje tenebroso como nunca antes había vivido.

En la granja hablamos con dos hombres, padre e hijo. Aleris y Algerico. Muy majos ellos. Además tienen una balsa de troncos. Les preguntamos si nos la venderían o alquilaran, y nos dicen que nos alquilarían la balsa, es más, Algerico, el hijo nos llevará hasta el Viejo Vado en la balsa. No nos quiere cobrar nada.

Esa noche la pasamos en una posada cercana, llevada por unos hobbits. Gente simpática, se nota que ya no estamos en el bosque y empezamos a entrar en calor. Aunque Hartmut sigue muy especialito. Nerulf ha conseguido mantener el ánimo suficiente como para no gruñir al resto de la expedición. Hablamos un poco con la gente de la posada pero no conseguimos sacar información realmente fiable sobre el viaje en sí. Algunos rumores de trasgos.

diarios de Rol DadosAnilloUnico

Dados del Anillo Único

Volvemos a la granja a montar en la balsa. Odio el agua, bueno, las grandes masas de agua, una bañera es manejable, no te puedes ahogar. Algerico, el hijo del granjero, sabe lo que se hace y consigue manejar la balsa con 7 personas sin grandes problemas. Pero Gorn tiene auténticos problemas para localizar sitios adecuados para pasar las noches, parece que tenemos la negra y todos son marismas y zonas difíciles, es desesperante.

El Vado viejo

Al décimo día llegamos a la ciudad de El vado viejo. Es una ciudad dividida por el río y unida por un puente de piedra. La ciudad parece tener cimientos de piedra y sobre esos cimientos está trabajada en madera. Despedimos a Algerico y les damos las gracias y algo de propina. Munan nos paga y se va.

Decidimos entrar a la ciudad para descansar unos pocos días hasta haber recuperado el ánimo. En esta ciudad tienen una costumbre muy extraña, cobran por entrar, y mucho dinero, es un timo. Nos quieren cobrar 7 peniques de plata pero eso nos da derecho a entrar y salir de la ciudad durante 6 meses, Morgoth les lleve.

Nos alojamos en una posada ni demasiado agradable, ni demasiado cara, «La sirena azul». La taberna la llevan unos humanos, como es lógico en esta parte del mundo. Un tal Everulfo. Hay alegría, calor, comida, bebida y camas limpias. Nos parece el paraíso y decidimos lavarnos y dormir un poco antes de la cena.

Diarios de Rol PrimeraSesionMasterPOV

Por la noche nos bajamos a cenar y comemos y bebemos con alegría, bueno menos Hartmut, que al menos ya empieza a hablar algo. Tienen un bebida llamada vino, de la que había oído hablar, pero no la había probado. Esta noche es tan buena como cualquier otra para probarla. Nerulf se pone a hablar con gente y encuentra a un tal Hord, que viene a ser un representante de los comerciantes de la zona y nos propone un trabajo.

Al parecer está habiendo problemas con los suministros comerciales en la zona. Unos cuantos comerciantes dicen haber sido atacados por trolls. Cerca de el Viejo Vado hay una isla grande en el Anduin llamada La Carroca. Desde tiempos inmemoriales esa isla se ha usado para ciertos rituales de las culturas de la zona, y siempre se ha dicho que había que andarse con cuidado debido a unos trolls.

Diarios de Rol LaCarroca

La Carroca. Imagen tomada de One Ring Roleplaying Game. Art by John Howe, Andy Hepworth, Jon Hodgson, Tomasz Jedruszek and Jan Pospisil

Nos pide que confirmemos si los ataques de los trolls son reales o no, y por supuesto, si matamos trolls mejor que mejor. Lo hablamos un poco y planteamos hacer ese trabajo tras descansar unos pocos días en la ciudad. Cinco o así.

Continuará…..

Autor: Rafa Egido

No comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Blog

El Rincón Legacy

Rincon-Legacy-Portada

Vídeo de la semana

Últimos tweets

CLUB DE JUEGOS MECATOL REX MADRID